jueves, 10 de enero de 2008

Siempre victimaria. Si tengo que elegir. Desde ahora y sólo para vos. Pero parece que no lo entendés o no lo lográs ver. Te darás cuenta cuando todo llegue a su fin o cuando mi maldita paciencia conozca sus límites. Me marean las vueltas, los zapatos se me salen y deseo poder mover las piernas como vos lo hacés. Y despertarme a las 8, comer granola con yogur bebible descremado, meterme a la pile y conseguir el mismo perfecto bronceado de Kramer. Pero no me voy a poner manteca porque es difícil de sacar y quizás se me pegan los bichos. No me gustan los bichos. Si hay bichos grito y si se me pegan al cuerpo grito mucho más. Como cuando me subo a la montaña rusa o como cuando Chiquis me espera simpáticamente en la escalera para asustarme. Y al final nunca logro hablar de lo que quiero hablar. Facilidad de irme por las ramas y escribir boludeses incoherentes. Lo que sea.

2 comentarios:

Millie Unagi dijo...

jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja, se me vino tu imagen gritando cuando te asusto, y... increíble!. un día te voy a filmar, a si ves lo que yo veo!, jaja.
p.d: porfis, no me asustes vos a mi para ver la cara, porque tengo miedo del espiritu que anda por la casa...

Meki dijo...

Jajaja....no te voy a asustar en la escalera!! Voy a esperar a que te quedes dormida y te voy a decir BUUHHH en el oído. Jajaja...con una sábana blanca puesta...jajaja.