miércoles, 7 de noviembre de 2007

La facultad me está volviendo loca. Pensar tanto me hace mal a la cabeza. Sólo me consuelan los lunes de psicopato donde paso 2 horas y 45 minutos perfectas imaginando todas las cosas que le haría al profe si estuviésemos a solas. Varias veces consideré en perseguirlo al baño y obligarlo a que sea mío (obvio que no estoy diciendo lo que realmente le quiero hacer porque este blog lo leen familiares y quiero conservar mi perfil de chica buena). Pero creo que no se puede obligar a la gente a que haga cosas con uno. Voy a consultar con mi abogado las posibles consecuencias y después te digo si vale la pena. Hoy un señor me dijo que lo amamante. Era feo y medio morocho así que no accedí y seguí caminando. Pero después de varios minutos de intensa reflexión, me puse a pensar...si hubiese accedido...que se supone que le tendría que haber hecho?? Otro misterio más en esta vida llena de acosos sin sentido. Como sea...la vieja del kiosco todavía no sabe cómo se cobra con tarjeta de débito y me saca de quicio.

2 comentarios:

Tennis Market dijo...

buenas reflexiones las tuyas. lo de chica buena segui aparentandolo porque, a partir de eso, se abren millones de puertas, pero lo interesante está en disfrutar lo que hagas y cumplir con todos tus deseos y fantasias, y si es a escondidas, mucho mejor.

Meki dijo...

Jeje...gracias por tu comentario y tu consejo! Voy a tenerlo en cuenta!!
Besotes